VERBETOMBOLA 6 DE OCTUBRE

💥NOTICIÓN: VUELVE LA VERBE TÓMBOLA💥 tras el éxito y la acogida del año pasado volvemos por segundo año consecutivo con la verbe tómbola de la parroquia de los Remedios será el próximo SÁBADO 6 DE OCTUBRE A PARTIR DE LAS 13:00 y… ¿Qué habrá? Pues refrescos, hamburguesas, perritos, postres… 🍔🌭🥤🍰 A super buen precio tan sólo por 1€, 2€ y 3€ También tendremos varias actividades para los peques como ¡¡talleres y zumba!!🕺🏻y por supuesto nuestra fantástica tómbola🙌🏻🎉 ⚠️todos los beneficios 💸 irán recaudados para las ¡becas del campamento de verano! ⚠️ Lo estamos preparando con mucha ilusión y estamos deseando veros a todos por la parroquia ese día🤩🤩

cartel verbetombola2.jpg

Anuncios

Día 7: Y el tesoro fue encontrado

Lo primero, disculpad el retraso; no ha sido para darle emoción a esta última entrada, sino que cuesta mucho volver al día a día tras salir del paraíso.

Si no recuerdo mal, nos quedamos en que, tras el sustillo pre-catequesis, tocaba relajarnos en la noche de las sensaciones. Y vaya si nos relajamos. Lejos quedaron los años en que al vendar los ojos a los chavales había gritos de terror pensando en que íbamos a aprovechar para asustarlos. No somos tan malos y desde hace ya algunos campamentos, los niños se meten fenomenalmente en la atmósfera que intentamos crear.

Escuchamos la historia de un pirata que sueña, navega, conoce, aprende, descubre, vive… Todo lo que os contemos es poco. El resultado os lo podéis imaginar, todos tumbados contemplando las estrellas en un silencio de los que gustan, de los que son fruto de la tranquilidad y no de la imposición.

Al día siguiente, la última isla, la de los limpios de corazón, aparecía en el horizonte. Allí encontramos a un viejo pirata que se puso bastante pesadito con que los protagonistas limpiasen el camarote. Ellos no entendían por qué, pero conforme fue avanzando el día algo fue cambiando. La actividad de la mañana ayudó bastante a ello, pues todas las pruebas iban encaminadas a lo mismo: limpiarnos por dentro y también por fuera. Se mojaron una mijita.

Antes de irnos a la piscina, dimos los últimos retoques a nuestras actuaciones, pues por la noche sería la gran velada.

Ese día las horas corrieron como la pólvora: comida, tiempo libre, talleres, piscina, merienda, ducha y casi sin darnos cuenta estábamos en formación para entrar a la iglesia. Como ya hiciéramos el año pasado, todo el campamento marchamos en procesión cantando de camino a la coqueta iglesia de El Pintado. Esa pequeña subida a la iglesia fue un perfecto resumen de la fiesta que es encontrarnos con Jesús. La misa fue el momento cumbre, el momento en que encontramos el tesoro que todos buscábamos. Un momento mágico como pocos gracias a todos los que allí estuvimos, con especial énfasis en Don Francisco, nuestro párroco, que compartió con nosotros el fin de semana, llenando con su innata alegría los corazones de todos nosotros.

Por la noche, tras la cena, nos encaminamos a las gradas para participar en la velada final, en la que se entregaron las medallas de los deportes; vimos al grupo de baile mostrar un año más que el ritmo lo llevan en las venas; los compañeros de sketches nos sacaron risas de todos los colores; acrosport nos asombraron con figuras imposibles. Fue una noche mágica, otra más, pero con alguna que otra lagrimilla. Porque de verdad que vuestros nenes os quieren, pero si les decimos que nos quedamos otra semana de campamento más de uno y de dos seguían aún por allí.

Y hasta aquí llega nuestra aportación de este verano. Pero no nos podemos despedir sin comentar tres puntos importantísimos:

  1. Vuestros niños son magníficos, estamos tan encantados con todos ellos que queremos (¡NECESITAMOS!) seguir compartiendo con ellos el camino tan bonito que es la fe. Por ello, no dejéis de venir los domingos a misa de 12:00h, de seguir en grupos de catequesis y de participar en todo lo que hagamos. Lo que nos lleva al punto dos:
  2. Porque este curso que ya asoma por el horizonte está cargado de planes, propuestas, ideas y proyectos que solo se podrán llevar a cabo con vuestra participación. Estamos cogiendo carrerilla y nuestro motor es vuestro apoyo. Lo que nos lleva al último punto:
  3. GRACIAS por las muestras de cariño que nos habéis hecho llegar en persona, por email, por whatsapp, por intagram, facebook, por este blog… pero sobre todo, MIL GRACIAS por vuestra confianza. En este campamento tan especial, en este grupo de monitores tan magnífico y en esta parroquia tan grande que juntos hacemos infinita.

Y colorín colorado, el campamento 2018 se ha transformado en una nueva aventura que ya mismo habrá llegado.

Día 6: Paz

Podéis estar tranquilos, Rigoberta apareció y celebramos una fiesta en su honor. Los piratas querían que fuera una fiesta para invitados selectos (solo ellos, básicamente) pero Rigoberta prefería que invitásemos a todo el mundo, así que le hicimos caso y nos lo pasamos estupendamente. Hubo refrescos, patatas, baile, conga, limbo… y para rematar, una pedazo de tómbola con premios tan fabulosos como pulseras de la amistad, bolsitas de chuches, un vale para tirarse de bomba a la piscina o quedarse 15 minutos más hablando con 2 amigos antes de acostarnos.

Tras esta intensa noche, los piratas han amanecido en la isla de la paz y el amor, donde han oído que una de sus habitantes tenía un gran tesoro. ¿Sería el de la felicidad? La cuestión es que esta chica no puede compartirlo porque dice que su tesoro “lo lleva dentro”. Hemos barajado la opción de hacer como mamá oveja con el lobo y esperar a que se duerma para sacarle el tesoro, pero gracias a vuestros niños hemos decidido no precipitarnos y contemplar la posibilidad de que fuera un tesoro más espiritual que otra cosa.

Las actividades de hoy nos han gustado muchísimo, pero el ambiente estaba algo enrarecido… Los monitores hablaban mucho de ellos. El famoso “yo, mí, me, conmigo” no paraba de sonar acompañado de ciertas quejas y algunos reproches. Los niños se han ido percatando y almacenando información en sus cabezas…

Unos espaguetis carbonara casi nos hacen olvidar esta situación tan extraña para nuestro campamento, pero ni los talleres ni la hora de piscina han suavizado una situación que ha estallado con la merienda: Los monitores ya no nos cortábamos en hacer acusaciones veladas unos sobre otros sino que las palabras han subido un par de tonos. Y por si fuera poco, aparecen los dueños del camping y nos enzarzamos en una tensa conversación sobre el comportamiento de unos y otros que ha derivado en amenazas de abandonar el campamento antes de tiempo. Los niños, por supuesto, estaban con la antena puesta, sin saber si creerse la escena o nominarnos para los Goya. Porque por supuesto, toda la escena era una actuación magistral nuestra, con la colaboración estelar de los dueños del camping -que son absolutamente encantadores, por cierto- que se han metido en su papel de una forma que nos ha dejado de piedra a más de uno.

Esto ha sido la introducción a la catequesis de esta tarde, pues no queríamos comenzar con en el “típico rollo que te cuentan” sino con una vivencia que les llegara. Y vaya si les ha llegado, que algunos se veían ya en Sevilla con la lagrimilla en los ojos. Hemos podido comprobar que pequeñas situaciones pueden volverse grandes si no actuamos con amor, porque si el amor solo tiene sentido mirando a los demás, mientras el egoísmo es justo lo contrario, la actitud que teníamos unos y otros mirando solo por nosotros mismos.

No os preocupéis, por la noche nos relajaremos con la noche de las sensaciones, pero no adelantemos acontecimientos.

¡Os mandamos un abrazo! ¡Hasta mañana!

Días 4 y 5: misericordia y justicia

Seguimos un día más informando desde El Pintado, donde los piratas continúan dando vueltas por el archipiélago en busca del tesoro de la felicidad.

Como ya os adelantamos en la anterior entrada, ayer visitaron la isla de la misericordia donde los oriundos nos enseñaron cómo tratar a nuestros semejantes. A través de una divertidísima gymkana tuvimos una primera toma de contacto con las obras de misericordia corporales.

Tras unos macarrones que estaban de rechupete, continuamos con nuestros talleres. Las tazas y los pañuelos pirata están quedando geniales; los circuitos de carreras son cada vez más enrevesados y por lo que nos cuentan los monitores de expresión corporal y primeros auxilios, los chavales son unos hachas, lo cogen todo al vuelo.

Por la tarde, tras refrescarnos en la piscina, profundizamos en las obras de misericordia a través de una catequesis en la que introdujimos también las obras espirituales. Los chavales supieron entrar en dinámica y hacer lo más complicado: adaptar las obras a nuestro día a día.

Al finalizar la jornada tuvimos la esperadísima noche de los talentos, donde disfrutamos de actuaciones estelares a cargo de los propios chavales. Nos deleitaron con recitales de guitarra, bailes, teatro, canto y hasta flamenco, todo ello amenizado por nuestros dos magníficos presentadores y el jurado que, como siempre, amenizaron las actuaciones con mucho humor. Fue un día genial que todos disfrutamos.

Hoy estamos en la isla de los que tienen hambre y sed de justicia. Los piratas se han encontrado con un grupo de personas que volvían de una fiesta a la que una chica, Rigoberta, no había sido invitada. Al enterarse de que la chica estaba muy triste, los piratas han decidido buscarla y de paso enterarse de por qué los aldeanos la habían dado de lado. La búsqueda aún no ha dado frutos… ¿conseguiremos encontrar a  Rigoberta? Os dejamos con la intriga hasta mañana.

Disfrutad del fin de semana

Día 3: Los mansos heredarán la tierra…

…Y la tierra será enorme y parecerá no tener fin, pues ayer anduvimos más que un cofrade en Semana Santa. Nos tocó hacer la marcha: una carrera de orientación. Con la ayuda de un mapa y nuestro ingenio recorrimos entre 3 y 4 Km recorrimos buscando el tesoro. Lo que en realidad encontramos fueron balizas escondidas en una ruta por la parte externa del camping. Cada baliza iba asociada a un pequeño acertijo que tenían que resolver. Los monitores debían ayudar a los niños a resolverlos pero en la mayoría de casos fueron los chavales quienes ayudaron al monitor. Podéis estar orgullosos: vuestros niños le dan al coco.

Junto a las balizas, algunos grupos encontraron una especie de trapos, que resultaron ser piezas de un mapa con unos extraños signos. Nadie se ponía de acuerdo sobre quién debía quedarse los trapos así que decidimos que haríamos el juego de atrapar la bandera y el ganador se los quedaría. Tras un buen rato sin que ninguno de los equipos consiguiera nada, a falta de tan solo 20 segundos uno de ellos consiguió una bandera… pero seguíamos sin estar de acuerdo.

Por la noche, las banderas habían sido colocadas formando el mapa y tras seguir una serie de pistas y observar el mapa con detenimiento conseguimos adivinar dónde debíamos buscar para resolver el misterio. No encontramos aún el auténtico tesoro de la felicidad, pero sí la clave para heredar la tierra.

Todo esto ocurrió durante el día de ayer. Hoy estamos en la isla de los misericordiosos, en la cual aprenderemos las claves para llevar a nuestra realidad las obras de misericordia. De momento hemos hecho una primera gymkana de aproximación al tema a la cual seguirá una catequesis que de seguro nos hará reflexionar. Cuando se ponga el sol tendremos uno de los momentos más esperados del campamento: la noche de talentos. Somos muchos quienes ya nos hemos inscrito para realizar unas actuaciones que prometen ser memorables. Ya os contaremos.

Hasta entonces os mandamos un fuerte abrazo.

 

Día 2: Bienaventurados

Buenas tardes.

Mientras los niños se duchan os escribimos para contaros que ayer el día lo acabamos genial. No sé si estáis al corriente de la trama que tenemos montada: Unos piratas se han embarcado en una peligrosa misión alrededor del archipiélago de las Bienaventuranzas, en busca del tesoro de la felicidad.

Ayer comenzaron la aventura en una de las islas, la de los pobres de espíritu. En ella, la mayoría de los habitantes eran la mar de felices al saber reconocer que todo lo que tenían era un regalo del rey de la isla (Dios), aunque algunos de los habitantes aún no se habían dado cuenta de ello. Hicimos una gymkana por la noche en la que los niños ayudaron a esos habitantes a dejar atrás la soberbia para convertirse en personas humildes, pobres de espíritu.

Por la noche se notó que era el primer día y les costó más de la cuenta coger el sueño. Para hacer la fiesta completa, a las 7 estaban muchos ya despiertos, impacientes y deseosos de comenzar un nuevo día en las dos siguientes de las islas, la de los que son perseguidos y la de los que lloran. Esperamos que los nombres de las islas no sean una premonición, pero hoy es la noche del miedo…

La gran mayoría indicaron en la ficha que querían participar, por lo que parece que más que miedo les da “gusanillo”; veremos este año qué tal se da, pero no adelantemos acontecimientos. Los que no se animan harán una actividad muy interesante sobre astronomía y observación de la noche estrellada.

Tras el desayuno y la oración de la mañana, hicimos un “poli-ladrón” en la que nos repartimos en 4 grandes grupos, abanderados de 4 grandes religiones: cristianismo, judaísmo, islam y budismo. Este divertido juego en el que todos creen que han ganado pero en realidad NADIE gana, nos ha servido para introducir el trasfondo de la actividad en la que hemos puesto de manifiesto la difícil realidad de muchas personas de distintas etnias y credos, que hoy día en pleno siglo XXI siguen sufriendo guerra y persecución.

Después de la piscina: lasaña, carne mechada y un flan para llenar los estómagos. Tras el tiempo libre, los talleres en los que entre otras muchas cosas hemos decorado las tazas que se trajeron, hemos hecho un pañuelo pirata, un circuito de carreras con imanes, expresión corporal o primeros auxilios.

Seguidamente, la piscina y la merienda han caído como agua de mayo para reponer fuerzas para preparar las actuaciones de la velada de la última noche y hacer las primeras competiciones deportivas. Tenemos ya podio de atletismo, baloncesto, buceo y natación.

Ahora nos despedimos, pues se acercan vuestros nenes para cenar. Os mandamos un abrazo de su parte y de la nuestra.

¡Hasta mañana!